Archivo | marzo, 2012

Corren buenos tiempos para el humor

29 Mar

 

Y es que la situación de tristeza generalizada porque los billetes ya no acuden a la llamada del bolsillo como antaño, han hecho que nuestras mentes, adaptativas por naturaleza, busquen otras maneras de encontrar la felicidad, lo que en mi parecer es la auténtica salida a la crisis. La adaptación.

En esa evolución cumplen un papel importante todos los profesionales del humor, que trabajan más que nunca porque los locales han entendido que el público demanda burbujas, y los humoristas, comediantes, y otros profesionales del ocio, son los creadores de realidades paralelas por antonomasia.

Y es que corren buenos tiempos para hacer reír y para reírse, porque no nos queda otra y por supervivencia, las mentes se abren, los puños se relajan y aparece por otra parte, una mayor conexión entre las personas. Desde encima del escenario uno se da cuenta, los públicos se convierten en pequeñas familias, el otro día, en el Café Teatro Siete, yo esperaba mientras dos personas del público hablaban una con la otra en puntas distantes del patio de butacas, aparecía así un show con una retroalimentación soñada, donde no hay un “entretenedor” y cien borregos, sino muchas mentes actuando sobre los temas propuestos.

Yo no se, como nadie lo sabe, si la crisis terminará o se difuminará hasta convertirse en una nueva realidad perpetua. Pero por sacar algo positivo de ella, me quedo con esto: nos hace evolucionar, hablarnos más, comprender la situación, respirar, elevar los ojos arriba y a la derecha para INVENTAR.

Anuncios

De cuando éramos sabios

25 Mar

Lee atentamente, concéntrate y olvida tu educación, libérate si puedes de tu personalidad y carácter, de lo que entiendes como “conocido” y de tus verdades inmutables. Lee atentamente pero abre el corazón, intenta recordar que no eres nada como nada soy yo.

Quiero que me entiendas porque de entenderse va la cosa, pero si quieres puedes seguir tu camino con la cabeza alta y ese orgullo podrido que usas de escudo, ya se que no escuchas porque nadie puede iluminarte, ahí radica tu oscuridad y tu falta de talento. Porque el talento, atento, no trata de creerse tus propias mentiras sino de construir verdades imposibles, te repito, es saber, no convencerse, de que nunca jamás en realidad es siempre y todavía. ¿Ya lo sabías?. ¿Y entonces por qué estas más pendiente del “qué dirá la gente” del “que se yo de mi mismo”?, conocerse no es pensarse independiente, ni capaz de machacar la cabeza del que piensa diferente, amarse pasa por amar al resto, sobre todo a quienes no puedes ni ver ni entender. Es jodido, lo se, por eso es grandioso, porque los caminos importantes son los más complicados, y eso no lo inventé yo. No basta con plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo. También hay que regar el árbol, releer el libro y educar al hijo. Regar, releer y educar, son tareas mucho más complicadas que plantar, escribir y tener. Las primeras cuestan trabajo, del pesado, del de uno mismo, del que se demora siempre por ver otro capítulo de tu serie favorita. Los segundos se hacen sin querer, deshojando una margarita o con un polvo sin tener mucho cuidado.

Quiero que me entiendas porque de entenderse va la cosa. Que seas guapo, inteligente o fuerte no son méritos sino casualidades genéticas, suertes biológicas. No merecen respeto, el respeto se granjea con el cultivo de la mente y del cuerpo. Como antes, camino complicado y de toda una vida. Puedes seguir si quieres riéndote de mi y de mis palabras, casi sin escucharlas y más pendientes de la broma que puedes crear al término de mi parlamento. Pero la verdad última es que seguirás siendo un ignorante, un paseante sin pena ni gloria por este tiempo que te ha tocado vivir. Y la gloria no es la fama. La gloria es la inmortalidad en la sangre de nuestros descendientes, que aportan saber y experiencia a la raza humana que nos toca perpetuar, hacerla avanzar con nuestro pequeño grano de arena, un pequeño milímetro en el infinito escalón de la inconmesurable escalera de la evolución.

Pero prefieres decir: “no, no”, mirar para otro lado y reafirmar tu mediocridad. Usar el lado del martillo que aprieta más tus clavos y no el lado que los saca y los revisa. Reformar y no volver a construir. Ese es el secreto.

Menos mal que yo no se nada, menos mal que estoy equivocado, porque de tener razón, aunque sea en parte, querría decir que esta raza está casi condenada, a la mediocridad infinita.

Ven a Banania

22 Mar

Hoy Jueves 22 a las 21.00 horas en el Café Siete de la Laguna (Calle del Juego nº7) tiene lugar un despropósito que solo se ve una vez al mes. Banania!, un show de ¡mpro llevado por un servidor que se juega el cuello y el fracaso montando un show de dos horas con nada entre las manos. Hay que venir con la cabeza abierta y las piernas cerradas, porque no dejo títere con cabeza, me pongo a reírme de todo y algún día me van a pegar…esto es así. Lo bueno es que tú puedes participar, hablar, jugar, insultar, besarme o tirarme bragas (limpias).

Es la fiesta de la libertad de expresión y de la risa sana, absurda y sin pretensiones. Porque ni yo soy actor ni tú eres un buen público.

5 euros con consumición, que no es dinero ni es nada.

Prepara tus chistes malos porque hoy habrá CONCURSO!

 

Y aquí te dejo la canción cargante que intenta hipnotizarte para que vengas al show.

Ven a Banania

Siempre quise ser de Abubukaka

19 Mar

Después del humor,…después no hay nada.

Pero durante el humor,…durante hay todo, durante se crean realidades paralelas inmaculadas y grotescas. Desde niño vivo en esas realidades y ahora, de adulto (o eso dice en mi DNI), convivo y me agarro a esa realidad como la más hermosa de las que paseo. Y desde mi burbuja veo a otros con sus realidades inventadas, y algunas me hacen reír, otras llorar y otras me resultan atractivas, tanto como para forjar un puente de tonterías.

La más hermosa de ellas se llama Abubukaka. Y es que ahora me doy cuenta de que siempre quise ser de Abubukaka, pero no por Abubukaka en si mismo, sino por Carlos, por Diego, por Victor, por Aman, por Mónica. Un grupo de “humorentreotrascosas” que está dejando atrás la concepción isleña de que “nuestro humor” es lo de siempre, chaaaacho arrállate un millo. Y de repente irrumpen 4 tíos y una tía con textos afilados e inteligentes propuestas, con muecas deformes a la elástica realidad, propuestas comprometidas y al gusto del gourmet. “Algo más” que darle de comer a las mentes y a los músculos de la cara para todos los que habíamos emigrado de Canarias en cuanto al humor se refiere.

Yo desde aquí vuelvo a decirlo bien alto y bien claro, siempre quise ser de Abubukaka, apúntame en la lista.

Aarón Gómez y las doce pruebas

19 Mar

http://www.youtube.com/watch?v=_MG_tI7Yqjg

 

 

Llega el concurso más idiota del mundo. Aarón Gómez se compromete a realizar tus 12 pruebas más cabronas. Piensa, medita y manda a teatrero13@hotmail.com tus pruebas, las que quieras, cuantas quieras. Serán grabadas y compiladas en un video mensual. Los doce elegidos tienen premio.

Se malo, se un Bananio.

…Fechas de Marzo…

8 Mar

…Prosa del calcetín blancuzco…

6 Mar

Aunque el día sea largo y no quede nada de tiempo, aunque la jornada haya sido larga y no nos quede aliento ni hueco en nuestro asiento. Aunque muramos y nos den la bienvenida en el Averno, aunque nuestro sueño se haga eterno, aunque realmente no podamos…, siempre encontramos, un espacio para masturbarnos.

Y es que así somos, hedonistas empedernidos, amantes del momento prohibido en el que cerramos las ventanas y corremos las cortinas, bajamos el volumen y a internet nos entregamos, buscando pasiones ocultas, deseos imposibles que alguna actriz de Japón no ha tenido problema, en hacer esto y aquello, con lo que ni habíamos fantaseado.

Y aunque sigamos en paro, o el hambre nos apriete, aunque estemos solos o acompañados, en un baño de prestado, en un impás del trabajo o entre página y página del temario de un examen del carajo. Como recompensa a un buen trabajo o inspiración antes de escribir, como manera de pasar el rato o huída a una realidad cautiva, siempre encontramos, un espacio para masturbarnos.

Y es que así somos, hombres incomprendidos, simples máquinas biológicas diseñadas para esparcirnos, por montes del Olimpo o calcetines usados, por papeles enrollados o calzoncillos empegostados. Si la página no se carga buscaremos en nuestra memoria antiguas novias casi olvidadas, o la frutera de la esquina, aquella amiga prohibida o quizá nuestra propia tia. Todo vale en el secreto e inconfesable paraíso de la mente, y ahí debe quedarse, pervertidas escenas dignas de nuestro cariño, completamente denunciables, tras las que seguimos como si cualquier cosa.

Si nuestras compañías femeninas supieran todo lo que pasa en estas cabezas enfermas, estaríamos más solos que ahora, pero volveríamos a encontrar, quizá para olvidar, un espacio para masturbarnos.