Idiotas

13 May

La indignación no acaba con una fecha ni con un pelotazo ni con unas elecciones ni con el paso de los años. La indignación se guarda en el estómago y en la mente, indignación que se pudre y huele más, y que corre el riesgo de infectar irrevocablemente a muchas generaciones diferentes, no solo a jóvenes hippies tal y como tristemente creen de verdad ciertos políticos de color azul y mente prieta.

Esperanza Aguirre dice que deberíamos estar callados y no armar escándalo, que damos mala imagen a los papis, nada de quemar contenedores que damos la impresión de gamberretes maleducados, silencio y cabeza gacha mientras nos saquean, propios ajenos, y por favor y gracias al terminar, como dios manda. Idiota, Esperanza, eres idiota, pero idiota porque me temo que crees lo que dices, porque si al menos pensara que haces como el resto, intentar colarme la mentira política, todavía te diría: “ay pillina, no cuela”, pero es que te lo crees y por eso eres idiota, esta es toda mi inteligencia abocada a un parlamento para comunicar una idea, pero al tratarse de ti se me difumina en: eres idiota. Porque dices que hay demasiadas camas y hospitales cuando tú hiciste dos en Madrid, por tantas cosas, por tener ese halo de mujer que jamás arriesgaría su integridad por la integridad de un país, porque hay que ser idiota, tanto tú como todos tus amigos, para obviar de esa manera tan prepotente el grito de tantas personas desesperadas, mientras dices haber encontrado otros papelitos que recortar. Porque realmente no te quita el sueño la falta de perspectiva que nos encontramos cada mañana la gran mayoría de los que formamos tu querida España y no…no me digas nada del PSOE, ya se que ellos son los culpables de la desaparición de los dinosaurios, y ya se que ellos son otros idiotas, pero estoy hablando de ti idiota, y de tu jefe, y de todos esos idiotas que se merecen que repita idiota hasta la saciedad para que se os meta en vuestra idiota cabeza, que indignados no son jóvenes con rastas, indignado está mi padre tras 66 años trabajando dia y noche con honestidad y que ahora vuestra idiota gestión de un país y la anterior de los otros idiotas le priva de su merecido descanso. Indignado está el chaval de 1º de la ESO que mira hacia arriba y no se le ocurre que podrá hacer en este país que le pueda hacer tener esa vida que todos soñamos de pequeños. Indignada está la madre que no puede ser madre, la abuela que no lega nada a sus nietos, el trabajador que no puede trabajar, el suicida al que se le dan razones.

Indignada está la palabra indignada de que la intentéis archivar, etiquetar, iconizar para que pierda fuerza. Este fenómeno no son acampadas en plazas, esto es algo que estaba antes de su moda y que estará después, y que como no encuentre una solución sana en poco tiempo, llegará a recordarnos a la Bastilla y ahí Esperanza, ten cuidado, porque quizá tus guardaespaldas también anden indignados por algún que otro recorte.

Esto es el club de la lucha y en el bando del pueblo al que no le dejan vivir por el juego de cuatro, estamos casi todos.

La primera norma del club de la hucha es que hay que gritar todo el rato que esto no lo aguantamos. Idiotas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: