Archivo | junio, 2013

No se puede…

18 Jun

Desgraciadamente no se puede, hacer una dieta en la que no ruede,

Salir viernes sábado domingo y jueves

Y que me pidas que el Lunes esté radiante por que no se puede.

Desgraciadamente todavía no se puede, no se puede y no se puede,

Pedirme que sonría, que esté depilada, fresca y que juegue

A ser miss “lo que el pueblo quiera” por que ni quiero ni se puede,

Por que los años, las miradas y los mangos de las bolsas duelen,

Por que donde único me saludan es en el seven eleven.

 

Son las típicas historias…

– Disculpe señorita que la turbe y la moleste pero no puedo dejar de preguntarle de donde diablos sale esa peste.

– Lo siento es mi bebé, es que ya son más de las tres, y entre la compra, la comida e ir al colegio a recoger…

– Siento interrumpirla pero ese es su problema, esto es transporte público y no está sola en el planeta, mi nariz y la del resto tienen derecho a respirar, ya es bastante con el sudor general, como para que ahora usted lo venga a aderezar.

– Sería tan fantástico, no tener que depender, de justificar lo innecesario y mucho menos de lo que usted no puede entender, sería muy hermoso poderle responder, ya que esto que ahora digo no lo digo, lo pienso mientras me disculpo ante usted….lo siento… pero realmente lo que pienso que es que ya quisiera verle con todo esto a cuestas, por que cuesta y no me acuesto hasta mucho después de lo que lo hace usted, sería tan hermoso hacerle comprender, pero no se si es imposible o no me importa, no lo sé. Lo que si se, es que…desgraciadamente no se puede.

– El qué?

– Hacerles entender.

 

–       Cada mañana me levanto muy temprano, desayuno brazos en arco mirando desafiante la obra de enfrente, los veo trabajando y ya los odio de repente. Me visto y pienso en ellos, me pondré el abrigo y hasta gorro, lo que sea por no escucharlos. Pero cuando bajo por la calle muy despacio, mirando al suelo, casi les huelo antes de que comiencen a gritar:

–       Guapa!…ven pa’ca!

–       Y me sonrojo y quiero que se caiga su andamio, no es posible, en que mundo vivimos, neardentales unineuronales de limitadas capacidades mentales, descarados enmascarados con tierra, cemento y demás materiales.

Así fue durante años, pero un día al pasar, tenía preparado el gesto de desprecio cuando…cuando…solo me acompañó el silencio. Y sabes qué?…empecé a preguntarme si ya no les gustaba, no es que me importe pero…¿por qué ya no me gritaban? Desconsiderados, maleducados, que se creen?, que pueden maltratarme?, bailarme el agua y después dejar ahogarme?

 

– ¿crees que se puede entenderlas?, desgraciadamente…no se puede.

Anuncios