Archivo | marzo, 2014

PPoesía

19 Mar

Oh!

Poesía, poesía, tú que brillas en lo oscuro,

De tus beneficios todos hemos leído,

Y tus regalos todos los facturo

Haciendo un cobro en diferido.

 

Oh!

Poesía, burla, mentira o prosa,

Dejas en mis manos olores a rosa,

Maquillas verdades, destapas losas,

Eres pura, salvo alguna cosa.

 

Oh!

Todo lo que tengo, te lo doy,

Rompes en pedazos todo lo que soy,

A veces por ti en la calle estoy,

Todo por ti, amado Rajoy.

 

Oh!

Gobierno poeta,

Estado de chupar de la teta,

Bardos economistas que nos dictan la receta,

De triquiñuelas complicadas y hermosas,

Que saben ver en el drama “un crédito en condiciones ventajosas”.

 

Oh!

Palabras que acortan y buscan un atajo,

Poesía que cambia tu manera de ver la vida,

No es que tu sueldo sea más bajo,

Sino que modera su subida.

 

Oh!

Corruptelas, sobres y mentiras,

De la derecha y de la izquierda,

Espero que la conciencia os pique y os remuerda,

Porque nosotros ya nos hemos hecho a esta cuerda,

Que nos ahoga, nos aprieta,

y solos nos queda deciros, como dijo aquel poeta:

Os podéis ir todo, un poquito ya a la mierda.

 

Aarón Gómez

(de poeta, nada, solo harto)

Anuncios
Minientrada

El Príncipe del PP

11 Mar

PríncipeEscucha ahora la historia de Soria,
De como su movida cambió, sin comerlo ni beberlo,
Llegó a ser el chuleta de un barrio, llamado el PP.

(paaaaapararapapa)

Al Sur en Gran Canaria crecía y vivía,
Sin hacer mucho caso a su chulería,
Jugaba a diputado sin cansarme demasiado
Porque por las noches me sacaba el graduado
Cierto día jugando a banqueros con amigos, unos jipis de izquierdas me metieron en un lío,
Y mi madre me decía una y otra vez: ¡Con Mariano y la Botella te vas al PP!
Cogí un Binter, cuando se acercó, su molona ambrosía me fascinó,
Quería conocer que clase de gente es el presidente que me espera con cara sonriente!
A los dos años llegué a ser Ministro y dejé aquel archipiélago que olía a cabestro,
Estaba en el Poder y la cosa cambiaba, mi trono me esperaba, el petróleo ya llegaba….¡JA!