6 May

Existe una cosita, un algo pequeñito, una cuota a plazo fija casi imperceptible que se paga por ser feliz. Un remanente que queda ahí, un poso al que acudir, compuesto por ciscos diminutos que tienen la dudosa habilidad de fugarse a la primera corriente de aire.

Existen también cementos que fijan en recuerdo, el anterior y el que, ahora, se está fabricando. Escribo mientras me dibujo una sonrisa. Por lo que soy ahora, por haber encontrado un nuevo pegamento con el que diseñar el collage de nuestro momento, real y maravillosamente inventado por dos mentes especiales, por dos dementes adictos al detalle.

Desnúdate, desnúdame, de ropas y frases hechas, haz que elija como estás haciendo, el camino sin marcar, el sendero cerrado por peligro de desprendimiento, la ruta mágica, allí donde nada se sabe del último que la tomó.

No quiero mapas, no quiero timón, señalaré la dirección al grito de “tierra” y haré el ruido del romper de las olas con la boca mientras empuño una espada invisible.

Juega conmigo, para siempre, pero antes, te muestro mis juguetes, uno a uno, como un niño que conoce a una niña y la lleva de la mano a mostrar sus tesoros.

Pasa, acuéstate, vamos a buscar formas en las nubes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: