El dolor más dulce

18 May

El dolor más dulce

Es tener que olvidarte sin llegar a conocerte. Es saberte de memoria sin tener idea de ti.

Es planear una vida a tu lado vestido de despedida, es lamerme estas heridas, es creerme pobre de mi.

 

Me guardo este dolor tan amargo, rehago mi hoja de ruta, me pongo doble de azúcar, y sin remedio me hago cargo, me sumo de nuevo al letargo de este verano largo, ya se verá.

 

Este dolor tan dulce

De no aceptar los finales, de no romperte las telas, de inventarme una secuela, de no parar de imaginar.

Qué hubiera sido de este cuento, si en vez de esperar al tiempo, hubiera corrido en su busca, con espada, sin armadura, y aquellas ganas de matar.

 

Me guardo mi moraleja, impugno este ‘the end’ sin beso, patearé hasta que se quiebren los huesos, o hasta que acabe entre rejas, que es, de lejos, mucho mejor final.

 

Porque este sonar sin ruido, este silencio forzando al olvido, ni es cierto ni es natural.

Los gritos los callan las bocas, y no bolsillos repletos de rocas, que aquí, compuesto y con traje, y con esta ventana rota, aún contemplo el paisaje.

 

El dolor más dulce lleva doble de ausencia, y un recuerdo que repite.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: