Archivo | agosto, 2015
25 Ago

Sin que nadie me dijera nada especial, hoy, fui yo mismo la gota que colmó mi vaso de cristal,

Porque sin darme mucha cuenta me encontré cansado de tanto mensaje positivo basado en el ser feliz sin buscar el motivo y aunque se dan los casos, (están los hare krishna, los hippies o los que regalan abrazos),

la felicidad te la dan pero no te la regalan, la sonrisa se paga, gratis son las dagas y los puñales por la espalda invitados por el ego, la envidia o los líos de faldas,

pero las risas no son gratis,  yo suelo cobrarlas, tengo necesidades que cubrir y de algo hay que vivir, la verdad que las gracias yo, tengo que darlas… y ustedes que pagarlas,

pero yo hablo de otra cosa, que me lían, que me lío, yo hablo del sen…ti…do…

de la vida, de la felicidad, del reír con los amigos, porque los amigos son nuestros amigos por lo mismo que nosotros somos amigos de nuestros amigos…

no se si me sigues, yo sigo,

que el amor es una moneda de cambio

se da y se recibe en intercambio

y compartimos las energías y las fuerzas como piezas de recambio,

y soportamos así este vivir, este rebumbio,

y aunque sigue siendo lindo…

y aunque grites como un coloso: “eso que dices es deshonroso, mi amistad es férrea, mi sentimiento hermoso” “yo amo a mi esposo con amor frondoso”, “mi felicidad me hace sentir fabuloso”,

por mucho perro que ladre,

amor desinteresado…el de tu madre.

Y en eso estaba pensando… que somos una pequeñita, fina, finita, mota de carbono en el universo girando, insignificante y efímera, fugaz y maravillosa, y al final de esta existencia, de esta vida, de esta cosa…

se apagan las luces……….

Yo creo que es buen negocio mientras estemos aquí, en esto de vivir, no hacernos llorar, no hacernos sufrir…

Hacernos reír.

Anuncios