Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

Todo ha sido un sueño

18 Abr

Total, que me acuesto anoche, tempranito, cierro los ojos y me pongo a soñar, así, sin pedirme permiso, como cuando era un crío, me dejo hundir en la almohada y sin previo aviso, atravieso sábanas, colchón, somier, suelo y caigo hacia arriba, completamente desnudo salvo por un completo y complejo traje de astronauta. Y me pongo a nadar en el vacío para acercarme a aquella estrella de allí con forma de estrella, y llego, y es igual de pequeña que cuando la vi hace 3 millones de años luz. La cojo. Me la guardo en el bolsillo. Y empiezo a darme cuenta. De que están lloviendo puntos y seguidos. Busco desesperado los puntos aparte.

Aparte!, le grito a una estrella fugaz que espera paciente fumándose una supernova en una metáfora en rojo. Y vuelvo a caer y agarro otro sueño por la solapa. Empezamos a debatir porque asegura ser una pesadilla y yo que si ‘no me da miedo’ y él que si ‘debería empezar a correr’ y yo que no y él que si y total, que me despierto. Bebo un poco de agua. Y allí sigue la pesadilla, sentada en una silla plegable en el pie de mi cama. ¿Ves?, me dice, y ahora si comienzo a huir. La pesadilla, que sabe que no iré lejos (porque controla el percal), pliega la silla, me agarra, me pliega a mi, sonríe y pliega el sueño.

Doy un brinco, voy a beber un poco de agua y vuelvo a mirar al pie de la cama, no hay pesadilla, pero si una silla vacía con una paradoja. ¿Vamos?, estoy loca por salir volando.

Nos cogemos de la mano y empieza a sonar una música de Oscar a la mejor banda sonora, intento guardarla gritando “control+S” para recordarla al despertar, aunque se que es imposible, y eso es parte de la gracia.

Llegamos a ninguna parte, me apeo de la paradoja y le digo: “me apeo de la paradoja y le digo…” y abro los ojos.

Soy el vaso de agua, Aarón viene hacia a mi y me bebe. Mientras entro por sus labios, puedo ver, de reojo, una pesadilla aplaudiendo al pie de la cama en una silla plegable.

 

No vuelvo a cenar garbanzas.

Borra

31 Mar

Borra.

Cuesta toda una vida aprender a ignorar lo que (según algunos) hay que hacer y acordarse de ser uno, y ya.

La de veces que he dejado cosas por decir porque otros me iban a decir que era un cursi, y si, lo soy, en estos tiempos en que te tachan de Paulo Cohelo por tener el anhelo de sacar algo bonito de todo lo feo creo que es vital recordar que no todos nacimos para ser maniquíes de hombres fuertes y rudos y que algunos tenemos que rememorar que no somos del montón de los malos humos, que cada palabra tuya debe convertirse en trivial si cada uno de tus alientos pretende hacer daño en vez de querer ser peldaño, me gusta la gente con alma de carpintero, porque con ellas se constryen cosas para escalar y desde arriba, ver el mundo entero, conmemorar lo que éramos para llegar a ser lo que hacemos, ¿y que hacemos?, intentar mejorar este mundo donde el nuevo emo ahoga sus frustraciones poniendo dinamita envuelta en opiniones, y que si, que ya se, que eso es lo de menos, pero…es que cuesta toda una vida aprender a ignorar lo que, según algunos, hay que hacer y acordarse de ser uno, y ya.

Y vida solo hay una, y no se puede borrar…

 

El dedo del Medio

10 Ene

Medio

Es sin ganas como ataco estas palabras. Sin esa chispita que engrasa motores. Sin esa corriente que genera el fluir que lubrica engranajes. Sintiendo esta emoción oscura como única e imperecedera, como suele ser cuando no te sientes bien del todo, y se pone a oler a que jamás va a hacerse de día, aunque venga Copérnico y te lo jure por lo más sagrado: eres ferviente defensor de las sombras.

Y la experiencia te grita que todo pasa, y quien te quiere te dice que mañana será otro día, y agarro la muñeca y la obligo a voces a que siga escribiendo, que cuando termine todo será un poquito mejor, le juro a los dedos al borde del suicidio que estamos a punto de cambiar de ánimo… pero mierda, que va, se van mis dedos a bucear un poco más en estos acogedores lodos.

El índice se viene abajo antes de acabar esta fra

El meñique, tan fino y fuera de lugar, dice que nunca formó parte de estas labores, que adiós.

Y me pongo a escribir con los pulgares, que exigen un aumento de sueldo o se van a coger la puerta a fugarse haciendo autostop a cualquier lugar.

El anular malinterpreta su nombre y se siente ninguneado, se lanza desde un tercer piso sin guantes ni nada…y me quedo escribiendo, tan despacio en mi amargura, con ese dedo del que no recuerdo el nombre, si es que alguna vez lo tuvo.

Ambivalencia

26 Oct

El mundo de siempre ha estado dividido en bandos diferenciables, entre opiniones separadas, separables, y me parece que no ha sido la madre naturaleza la culpable, no, ha sido el hombre, la mujer, el que ha decidido que todo sea archivado y archivable.

Así pues están los buenos  y los malos, lo correcto, lo incorrecto, las víctimas y los culpables, los atacantes, los atacados…rojos, fachas, machos u homosexuales, o le gustas a la piba o es una estrecha, ¿quién tiró la primera piedra, quién fabricó la brecha?, ¿fue el huevo antes de ser huevo una gallina que pusiera un huevo?, no es nada nuevo, lo de dividir a los humanos en pecadores o en santos, olvidando que todo santo tiene un pasado y todo pecador, un futuro, está lo claro, y lo oscuro, lo sano y lo insalubre, olvidando que la naturaleza ninguna norma acata y que el oxígeno al final es un veneno y que la propia vida, mata. Partidos entre gatos y ratas, entre gente tonta y gente lista, entre deprimidos y optimistas, soñadores y realistas,  y todos convenciéndonos de que el mejor, es su punto de vista.

Déjame que dude de los prismas porque yo siempre he tenido la misma falta de carisma para sentenciar cuan buda, ala o krishna, porque cuando hay una discusión y varias posturas se enfrentan, y hablo de gente inteligente que habla de frente con ideas en la mente, me sorprende que todos sean tan vehementes, como si sus solidas opiniones fueran ensayadas frente a espejos para soltarlas con tono eminente

Y después estoy yo, dudando de cualquier tema, de acuerdo con todos en cierto modo y con nadie de alguna manera

“Joder Aarón, qué cómodo, así cualquiera”, “esa posición es muy fácil, en la vida hay que mojarse”,

¿Por qué?, ¿¡por qué!?, seré de personalidad frágil, pero me da por pensar que la inocente viejecita que nos da ternura no pudo en su juventud ser igual de reprobable que el maleducado joven que no le cede su asiento en la guagua?, ¿o eres caballo o fusta?, o lo detestas o te gusta?, clasistas, especistas, machistas y feministas, veganos que serán comidos por los gusanos, carnívoros siendo comidos por las bacterias,  no se, por ponerlo sobre la mesa, ¿eres de los que cree en la ciencia o de los que reza?, y no podrá ser Dios de alguna manera una de tantas formas de ciencia, desde cuando poseemos nosotros, pequeñas partículas de carbono, la omnisapiencia? ¿Puede ser una forma de vida la ambivalencia?

…no lo se…pero antes de posicionarte a favor o en contra

piensa

25 Ago

Sin que nadie me dijera nada especial, hoy, fui yo mismo la gota que colmó mi vaso de cristal,

Porque sin darme mucha cuenta me encontré cansado de tanto mensaje positivo basado en el ser feliz sin buscar el motivo y aunque se dan los casos, (están los hare krishna, los hippies o los que regalan abrazos),

la felicidad te la dan pero no te la regalan, la sonrisa se paga, gratis son las dagas y los puñales por la espalda invitados por el ego, la envidia o los líos de faldas,

pero las risas no son gratis,  yo suelo cobrarlas, tengo necesidades que cubrir y de algo hay que vivir, la verdad que las gracias yo, tengo que darlas… y ustedes que pagarlas,

pero yo hablo de otra cosa, que me lían, que me lío, yo hablo del sen…ti…do…

de la vida, de la felicidad, del reír con los amigos, porque los amigos son nuestros amigos por lo mismo que nosotros somos amigos de nuestros amigos…

no se si me sigues, yo sigo,

que el amor es una moneda de cambio

se da y se recibe en intercambio

y compartimos las energías y las fuerzas como piezas de recambio,

y soportamos así este vivir, este rebumbio,

y aunque sigue siendo lindo…

y aunque grites como un coloso: “eso que dices es deshonroso, mi amistad es férrea, mi sentimiento hermoso” “yo amo a mi esposo con amor frondoso”, “mi felicidad me hace sentir fabuloso”,

por mucho perro que ladre,

amor desinteresado…el de tu madre.

Y en eso estaba pensando… que somos una pequeñita, fina, finita, mota de carbono en el universo girando, insignificante y efímera, fugaz y maravillosa, y al final de esta existencia, de esta vida, de esta cosa…

se apagan las luces……….

Yo creo que es buen negocio mientras estemos aquí, en esto de vivir, no hacernos llorar, no hacernos sufrir…

Hacernos reír.

Tim

17 May

Tim no era el más alto, ni siquiera era el más bajo, no destacaba por su belleza pero tampoco por su fealdad. Tim no era rápido, no era paciente, no era un gran orador ni un atento oyente. Tim no era ducho en artes ni atesoraba vastos conocimientos, no era simple pero tampoco de una personalidad construida sobre robustos cimientos. Tim no era delgado, no era obeso, no era distraído ni tampoco obseso, no era frágil ni indestructible, no era calmo ni bueno en la espera, no era supersticioso pero por si acaso no pasaba bajo las escaleras. Tim no era el mejor de los humanos, si eso se puede medir con rasero, no era especial ni cortado a tijera…

…pero a Tim…a Tim no le importaba lo que no era.

Si, no?

13 Abr

Qué bonito sería que cuando un humano sufre, se le sufragaran los gastos.
Qué bonito sería que cuando un humano es feliz, se nos contagiaran los gestos.
Qué bonito sería que no nos importara solo nuestro camino, que no tuvieran que recordarnos que vamos montados en un tándem de 7.000 millones de personas surcando el Universo hacia ningún destino.
Qué bonito sería recordar todo el rato que vamos a morir, todos, y que eso no es importante, que lo único valioso, si lo hay, es dejar un hermoso ejemplo.
Les quiero raza humana, aunque nos saquemos de quicio, somos una hermosa casualidad.

El curioso caso del público de comedia

22 Sep

Hay algo escondido en todos ustedes, algo fantástico, que puedo ver cada vez que me subo al escenario. Algo secreto que solo surge en esos momentos ausentes de convencionalismos, lejos del tedioso tic tac de la realidad, lejos del horario de oficina, apartados de aquello que llaman realidad, en aquel lugar tan tonto al que todos le tenemos miedo y afecto, ese pequeño cajón donde guardamos un cromo de fútbol, una muñeca desgastada, un soldadito de plomo.

Hay algo en esa sonrisa que dejan ver en el patio de butacas de cualquier local, de cualquier teatro, algo de niño, algo de niña, algo del adulto en el que se convirtió. Es una preciosa evolución atrás en el tiempo, antes de perder casi del todo aquello que ahora luchamos por recuperar a ratitos pagando una entrada.

Hay algo que me llevo a la cama después de cualquier actuación, esas caras jugetonas, esos Peters, esas Wendys, esos niños perdidos ansiosos por recuperar sus sueños perdidos…

Y yo les digo que al pasar la barca me dijo el barquero, que las niñas bonitas, esas, no pagan dinero, y el señor del bigote de la primera fila me cuenta que un, que dos, que tres, que Juan, Periquito y Andrés…y reímos todos, y al fondo una carcajada aguda me dice de sacar los boliches y que si le doy, me gano tu pimpa y tu bacota china…y ahí va, el conejo de la suerte, haciendo reverencia con su cara de inocencia. La mujer de la mirada arrugada sonríe de medio lado, y cuando le pregunto que a qué se dedica me suelta, ni corta ni perezosa, que miliquituli, y rompe a reír.

Cuando se enciende la luz del escenario, cuando cojo el micrófono por primera vez, les veo de brazos cruzados, expectantes, como quien sube a una montaña rusa y sabe que algo, aunque no sepa muy bien qué, va a pasar. Luego se empieza a crear la burbuja, ese mundo en el que hay que querer estar…y la mayoría de las veces, queremos. Yo no hago nada especial, tan solo abrir un fisco la puerta, para mirarles y susurrar: “ahí, está el camino, ¿te acuerdas?”. Entonces les veo, volver a ser esos niños, sentados ahí, puros, juguetones, deseando que aparezca la próxima excusa para ser felices.

 

La magia siempre ha estado ahí, la felicidad la tenemos bien protegida, aunque nos de miedo usarla día a día, por no se bien por qué costumbres heredadas.

Pero será un enorme placer seguir entornando la puerta.

Venga va, cuento hasta cien y ustedes se esconden.

1….

Vivir opinando

10 Ago

En este libro en blanco que se nos regala con la primera nalgada, uno, en el mejor de los casos, puede elegir que hacer con su tiempo, a qué dedicar los esfuerzos, qué habilidades aprender partiendo de las características innatas que la genética nos haya brindado…, o puede ponerse a opinar.

La opinión, siempre se dijo, como el culo, la tenemos todos, tan solo hay que engalanarla con algo de verborrea, maquillar los estertores para que no huelan demasiado a envidia, practicar primero con los abuelos frente a una obra, luego en un bar viendo un partido de España y ya está uno casi listo para escribir a doce puntos y con renglón y medio de separación que, el tal Usain Bolt, en realidad no es tan rápido, sino que el mundo gira demasiado despacio.

Opine, vomite sus frustraciones en cursiva, explique al mundo por qué anda tan equivocado aplaudiendo a unos o criticando a otros, ilustre con su incomprendida genialidad de escritorio en que dirección deberíamos ir, posiblemente tras usted. Díganos, por favor, en un plató de televisión con los dientes blanqueados y demasiada gomina, por qué debe usted exponer su opinión gritando por encima de los demás.

Para cada cosa que adoro hay un parecer muy bien escrito que lo tacha de basura. Y andaba jodido con eso, hasta que me di cuenta de que no quiero tener buen gusto, sino disfrutar con gusto de las cosas que me gustan.

Debe ser muy difícil el oficio de líder de opinión, usar la bílis como tinta y escribir de medio lado, mirando por encima de su propio hombro, para analizar con templante helado el trabajo de los demás, emitiendo un juicio final que lo hunda o catapulte, a lo operación triunfo.

Lo único malo de tal oficio es, que al levantarte por la mañana, dependes únicamente de lo que hayan hecho los demás, es más, de que los demás hayan hecho algo, para poder recorrer por detrás y con el dedo alzado el camino ya inventado por algún creador de verdad.

Todos llevamos dentro un seleccionador de fútbol, un albañil y un presidente del gobierno, pero me da a mi que quizá, lo más sabio, sería dudar de todo…pero vamos, que esto es solo una opinión.

Pensé que me moría, hace dos años, y escribí…

8 Ago

Por si no estoy aquí dentro de un rato, por si esas cosas salen mal que nunca se sabe por mucho que uno proyecte, sonría, dé lo mejor de si mismo. La macabra mano que gira la ruleta de lo que pueda pasar contempla lo mejor y lo peor, entonces, ¿por qué no yo?, ¿por qué no a mi?.
Es un 4%, en el afán médico de contabilizar la fuga del alma del cuerpo, un 4 de cada 100 posibilidades de abandonar el juego con un sonoro e inesperado Game Over sin posibilidad de reenganche.
Respiro bien.
Pero, por si me muero, quiero, dos puntos, guión, tabúlo:
– Dejar claro a los que me quieren que los quiero por el mero hecho de quererme, a los que no me soportan que lo entiendo, yo he pasado una enorme parte de mi vida sin poder soportarme, ya aprendí y ahora me quiero mucho, así que no desesperéis, ese aprendizaje para con todos necesita de constancia y ganas de ser algo más felices. Porque no, no eres feliz si odias. Lo siento, tu orgullo grita pero esa es la realidad que no puede tapar tu esputo.
– A mi mujer, Sofia, as de guía, estrella polar, gracias por aparecer, por mentirme y por inventar la realidad. Gracias por ser un bastón y una vara, de medir y golpear, una amiga con la que pasear e inventar, una continuo aprendizaje y un punto de vista diferente que ha hecho que mi mente siga creciendo. Te amo.
– A mi familia, como no, gracias por tanto, desde darme la vida hasta cuidarla hasta tener esa preocupación constante e infinita, por estar donde hay que estar como un 9 puro, siempre, sin pedir nada a cambio, sin contemplaciones.
– A los que creía amigos pero que no, a todos ellos, gracias por todo lo que me dieron y espero que entiendan que cuando hay situaciones difíciles no solo el que las pasa descubre quien tiene cerca, sino que cuando alguien al que crees que quieres lo pasa mal y realmente no te sientes en la necesidad de estar a su lado, ahí debes pararte a entender, sin mayor problema, que ese amor no es tal.
– A los que descubrieron que si que se preocupaban, que no les apetecía que desapareciera, a los que tuvieron esa hermosa iluminación en la que descubres cuanto te importa a alguien. Gracias y bienvienidos.
Se que suena dramático pero tengo que regalarme el serlo, pues como dije, es una posibilidad como otras más probables.
No quiero abandonar la partida sin tener hijos, sin tener nietos, sin sufrir algo más y disfrutar mil veces más, sin probar tantas cosas, sin viajar a China y quedarme tirado en unos cuantos aeropuertos. No quiero dejar el mundo sin ver la cara de mi mujer y de mi madre ante un nuevo miembro de la familia, sin descubrir si podremos viajar en el tiempo o a otras galaxias, si estamos solos en el universo y sin descubrir a que saben las pompas de jabón del jacuzzi de un hotel de 9 estrellas.
No quiero abandonar la vida porque tengo ganas de vivir, pero si tocara, me voy con un buen bagaje, con ganas de más, de más minutos sobre el cesped, todavía puedo dar más y hacerlo mejor.
Si se me regala otra oportunidad, como no, no dejaré que ni un solo segundo se pierda por el camino.

Ahora, trivializa tus problemas, y disfruta del ahora, YA….
Corre.