Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

Currículum Alternativo

21 May

Nací de madrugada, pero eso a nadie le importa. Tengo la edad de un personaje de ficción. Soy el pequeño, pero el más alto.

La banda sonora de una película a punto de comenzar, que con sus primeros acordes intenta insuflarte la pasión de quien la ideó. Así me siento.

El primer impulso, la primera brazada, la primera palabra, el primer hombro desnudo que descubres, el primer olor a piel. Así me esfuerzo por sentirme.

El niño que descubre que detrás de aquel edificio, está el resto del mundo. El niño que descubre que mezclando dos colores, nace un tercero. El niño que crece y descubre que crecer es mejorar la manera de seguir jugando. Así estoy siempre.

Escalando montañas de palabras. Bailando con miedos. Jugando al escondite con lo tóxico. Dejando que los cócteles químicos se asienten, se hagan míos. Así vengo estando.

El pesado que echa azúcar de más en cada frase. El idiota de la guitarra en las acampadas. El que quería deprimirse, solo un poco, cuando llovía tras la ventana. El sensible comercial, el bohemio de revista, el que disfruta de las emociones y deja que le atraviesen. Así he sido siempre.

El que sabe que decir “soy así” es uno de los más claros actos de vagancia. Porque mutar es, intuyo, algo inteligente. Eternamente equivocado. Viviendo donde se hace pie, pero se puede bucear.

Absoluto echador de menos. Profundo creador de más. Yonki de la dulce melancolía. Adicto a la completa felicidad.

Tú. Yo. Mi. Él. Ella. Ser. Padre invisible. Niñato flojeras. Flaco. Calvo en ciernes. Adulador. Mentiroso de profesión. Idiota a sueldo. Amante dedicado. Amante poco delicado. Antiguo deportista. Futuro barrigón. Conductor de la curva de los treinta. Maricón frustrado. Canario enamorado. Odiador de murallas. Inventor de cualquier mundo que evada. Evocador. Ansioso. Miedoso. Futuro quien sabe. Eterno quien soy. Reconstructor.

 

Aarón Gómez. Currículum alternativo.

Para cualquier cosa, voy volando.

El dolor más dulce

18 May

El dolor más dulce

Es tener que olvidarte sin llegar a conocerte. Es saberte de memoria sin tener idea de ti.

Es planear una vida a tu lado vestido de despedida, es lamerme estas heridas, es creerme pobre de mi.

 

Me guardo este dolor tan amargo, rehago mi hoja de ruta, me pongo doble de azúcar, y sin remedio me hago cargo, me sumo de nuevo al letargo de este verano largo, ya se verá.

 

Este dolor tan dulce

De no aceptar los finales, de no romperte las telas, de inventarme una secuela, de no parar de imaginar.

Qué hubiera sido de este cuento, si en vez de esperar al tiempo, hubiera corrido en su busca, con espada, sin armadura, y aquellas ganas de matar.

 

Me guardo mi moraleja, impugno este ‘the end’ sin beso, patearé hasta que se quiebren los huesos, o hasta que acabe entre rejas, que es, de lejos, mucho mejor final.

 

Porque este sonar sin ruido, este silencio forzando al olvido, ni es cierto ni es natural.

Los gritos los callan las bocas, y no bolsillos repletos de rocas, que aquí, compuesto y con traje, y con esta ventana rota, aún contemplo el paisaje.

 

El dolor más dulce lleva doble de ausencia, y un recuerdo que repite.

6 May

Existe una cosita, un algo pequeñito, una cuota a plazo fija casi imperceptible que se paga por ser feliz. Un remanente que queda ahí, un poso al que acudir, compuesto por ciscos diminutos que tienen la dudosa habilidad de fugarse a la primera corriente de aire.

Existen también cementos que fijan en recuerdo, el anterior y el que, ahora, se está fabricando. Escribo mientras me dibujo una sonrisa. Por lo que soy ahora, por haber encontrado un nuevo pegamento con el que diseñar el collage de nuestro momento, real y maravillosamente inventado por dos mentes especiales, por dos dementes adictos al detalle.

Desnúdate, desnúdame, de ropas y frases hechas, haz que elija como estás haciendo, el camino sin marcar, el sendero cerrado por peligro de desprendimiento, la ruta mágica, allí donde nada se sabe del último que la tomó.

No quiero mapas, no quiero timón, señalaré la dirección al grito de “tierra” y haré el ruido del romper de las olas con la boca mientras empuño una espada invisible.

Juega conmigo, para siempre, pero antes, te muestro mis juguetes, uno a uno, como un niño que conoce a una niña y la lleva de la mano a mostrar sus tesoros.

Pasa, acuéstate, vamos a buscar formas en las nubes.

Me gustó más el libro

23 Abr

Desde Macondo a Nunca Jamás, haciendo escala en Fantasía y guiado por tortugas sobre elefantes, la magia de las historias contadas emana de los dedos de Raistlin o Gandalf, mientras Fizban busca su sombrero y Potter su destino, las intermitencias de la muerte desaparecen para recordarnos que entre letras, existe la inmortalidad. Da igual si ensayas tu ceguera porque siempre habrá luz y lucidez entre los libros que forjarán los pilares de tu tierra, y nosotros, renglones torcidos de Dios, celebraremos en petite comité nuestra propia conjura de necios para vanagloriarnos de que alguien, algún día, creó una fundación de soñadores para que nos preguntáramos por mil y una noches si los androides sueñan con ovejas eléctricas, o si entre cumbres borrascosas existen al fin grandes esperanzas de encontrar nuestro crimen y nuestro castigo.

Nuestra odisea comienza con el perfume a nuevo de cada cuaderno dorado que cae en nuestras manos, y comienza en nuestra mente una nueva guerra, una nueva paz, un nuevo amanecer de un Sol desnudo.

Porque jamás tendremos, acompañados por las letras, ni cien segundos de soledad, aunque sentiremos lo que un lobo estepario mientras contempla mil soles en el cielo y cometas espléndidos.

Leer es, sin duda, un nuevo mundo sin fin, un plan infinito, es, la crónica de una nueva vida anunciada.

Feliz día del Libro

No hay trato

8 Abr

Tengo el cerebro a dieta, no le doy a comer lo que me pide, porque suele querer un menú rico en miedos con exceso de fantasías, y es un tanto anoréxico y le da por vomitar hermosas mentiras mientras se sigue viendo hinchado de mediocridad. Y se mira en los ojos de los demás y no se reconoce, y aunque yo le diga que está bien, a él le da por seguir hartándose de historias imposibles que no van a ningún lado, y cuando yo quiero dormir él quiere jugar fuera, y se pone a hacer que lluevan madreselvas y que nos ataquen los extraterrestres, y baja la luna y la mete en mi cama, glotón de quimeras, necesito descansar, le digo, y él, nada, repite en bucle una canción ahogada, insaciable máquina de parir, insportable fábrica de sentir.

El otro día me encontré sudando un arco iris, y cuando agarré la toalla para secarme la boca, en vez de boca había un tobogán que llegaba, a través de un elaborado hormiguero, hasta el principio de un libro en blanco, y yo era la pluma, y yo era la mano, y yo era el que leía y la tinta al mismo tiempo. Grité para despertar y estaba gritando despierto a mi mismo mientras dormía, soñando que alguien me gritaba mientras se veía dormir.

Imposible.

Hemos hecho un pacto mi cerebro y yo, él sigue soñando en horario flexible sin horas extras, y a mi me deja vivir.

Pero no, por ahí se acerca otra historia, lo siento, no hay trato, me voy volando.

PPoesía

19 Mar

Oh!

Poesía, poesía, tú que brillas en lo oscuro,

De tus beneficios todos hemos leído,

Y tus regalos todos los facturo

Haciendo un cobro en diferido.

 

Oh!

Poesía, burla, mentira o prosa,

Dejas en mis manos olores a rosa,

Maquillas verdades, destapas losas,

Eres pura, salvo alguna cosa.

 

Oh!

Todo lo que tengo, te lo doy,

Rompes en pedazos todo lo que soy,

A veces por ti en la calle estoy,

Todo por ti, amado Rajoy.

 

Oh!

Gobierno poeta,

Estado de chupar de la teta,

Bardos economistas que nos dictan la receta,

De triquiñuelas complicadas y hermosas,

Que saben ver en el drama “un crédito en condiciones ventajosas”.

 

Oh!

Palabras que acortan y buscan un atajo,

Poesía que cambia tu manera de ver la vida,

No es que tu sueldo sea más bajo,

Sino que modera su subida.

 

Oh!

Corruptelas, sobres y mentiras,

De la derecha y de la izquierda,

Espero que la conciencia os pique y os remuerda,

Porque nosotros ya nos hemos hecho a esta cuerda,

Que nos ahoga, nos aprieta,

y solos nos queda deciros, como dijo aquel poeta:

Os podéis ir todo, un poquito ya a la mierda.

 

Aarón Gómez

(de poeta, nada, solo harto)

Minientrada

El Príncipe del PP

11 Mar

PríncipeEscucha ahora la historia de Soria,
De como su movida cambió, sin comerlo ni beberlo,
Llegó a ser el chuleta de un barrio, llamado el PP.

(paaaaapararapapa)

Al Sur en Gran Canaria crecía y vivía,
Sin hacer mucho caso a su chulería,
Jugaba a diputado sin cansarme demasiado
Porque por las noches me sacaba el graduado
Cierto día jugando a banqueros con amigos, unos jipis de izquierdas me metieron en un lío,
Y mi madre me decía una y otra vez: ¡Con Mariano y la Botella te vas al PP!
Cogí un Binter, cuando se acercó, su molona ambrosía me fascinó,
Quería conocer que clase de gente es el presidente que me espera con cara sonriente!
A los dos años llegué a ser Ministro y dejé aquel archipiélago que olía a cabestro,
Estaba en el Poder y la cosa cambiaba, mi trono me esperaba, el petróleo ya llegaba….¡JA!

Lo bueno está a punto de empezar

18 Feb

En un mundo cambiante, de información vertiginosa y realidad impactante, nos venden la idea de que todo está perdido y que no tiraremos pa’lante. Vencido lo de abajo, corrupto lo de arriba, quieto lo del medio y enfermos todos de mirada perdida, pero quien lo quiera creer que lo crea, que está todo perdido y todo jodido y todo podrido y todo es tan imposible como dice el del informativo. Dejadme que dude, porque en la duda suele estar el cambio del que se ha dado ya por vencido, salirse un poquito de la linea corriente que dibujan los que suenan a cascabel de serpiente, y pensar que es un truco, el más viejo del mundo, no luches que ya no tiene sentido, pues me niego, me sacudo del miedo, y sigo.

 

Nos venden que estamos todos muertos pero yo les siento vivos, y veo el milagro del pequeño gesto a diario y no precisamente en el telediario. Lo veo en la calle, en mi barrio, lo veo en el saludo cotidiano, en lo sencillo, en el que sin cámaras delante y sin que nadie le mande hace algo pequeño por alguien pequeño y sigue su pequeña vida sin saber que es grande, lo veo en los que te guardan un sitio en la guagua o paran la puerta del ascensor hasta que llegues, los que están a tú lado antes y lo estarán después, lo veo en mi madre y tú en la tuya, que regaló su vida por se la voz que te arrulla, lo veo en los que celebran la vida, en los que opinan pero no critican, en los que desean pero no envidian, en los que se ríen de ellos mismos y no se pican, en los ojos de cualquier niño, en los que celebran el calor y también el frío, y en los que, tengan la edad que tengan, siguen siendo críos.

 

Así que usted no caiga, no decaiga, que no le vendan el nuevo producto del mercado: El fabuloso “Este mundo está acabado”, y cultive usted mismo su ánimo, que si algo se le está moviendo ya la semilla ha plantado. Libérese de las cadenas del miedo a tener miedo y disfrute del miedo hasta que pase, pase de fase, viva el desfase con clase y arrase las frases que hacen que amase su desánimo, mirese al espejo y véase, téngase en cuenta y reescríbase para leerse a los demás, que nuestra felicidad es la semilla que brilla primero un poquito, y a cada instante, más.

 

Así que no le vendan que esto se acaba, ni hablar, que lo bueno acaba de empezar.

La mordaza del niño

5 Nov

“No corras”, “ponte la camisa por dentro del pantalón”, “no dibujes por fuera de los bordes”, “la letra ‘a’ se escribe así, no como lo has hecho”, “¿desde cuándo el cielo es verde señor Gómez?”…esa fue la educación de mi colegio, una educación que obligaba a los zurdos a escribir con la derecha, a formar filas militares para volver a clase y medir la distancia entre niño y niño con un brazo de hombro a hombro.

No salirse de la línea era muy importante, no destacar, no causar problemas que se salieran del temario, no tener dudas que estuvieran fuera del recipiente, no hacerse preguntas que no entraran en el exámen.

Y precisamente ahora, en estos tiempos que se arrastran, toda esa creatividad, toda esa duda, toda esa inquietud nada potenciada por los senderos anticuados de la educación, se ha convertido en el valor añadido más deseado por el mercado actual. Porque el talento vende, quizá porque nunca se alimentó, y ahora vivimos rodeados de una mayoría que no tuvo otra opción que no presentar batalla y pasar por el aro de lo establecido y de unos pocos locos que sobrevivieron al bombardeo de toda aquella pintura gris.

Que los colegios fusilen al niño interior para erradicarlo cuanto antes, que intenten hacer florecer al “hombre” y a la “mujer” fuera de temporada, antes de la primavera de cada uno, me parece un crimen similar al de mutilar a un ser humano. Porque privar a cualquiera de su infancia y de sus maravillas es digno de desprecio, no solo porque recorremos cargados de problemas impuestos los años que siempre añoraremos, sino porque el niño es el portador de todas las soluciones de mañana, solo el niño, con la sabiduría del adulto, formando un tándem magistral, pueden resolver con un juego, los enigmas y problemas del futuro.

Porque correr es ahora un trabajo, porque la camisa por fuera del pantalón vende moda, porque dibujar por fuera de los bordes se expone en museos, porque inventar tipografías es elogiado, porque imaginar un cielo verde nos transporta a otros mundos.

 

No pierdas el niño, llévalo de la mano.

Vídeo

Juega

21 Jul

Acaba mi temporada de comedia, apenas quedan unas cuantos shows y ya tengo la mente y el alma en todo lo nuevo y mejor que ha de venir. Pero sin olvidar la esencia de lo que hago: recordar, siempre, que hay que jugar.

Gracias por reír!