Tag Archives: Enemigo

El enemigo

19 Feb

Cuando la cosa está como está, que la sonrisa parece casi un privilegio, un bien de valor casi inalcanzable porque, claro, quien va a reirse cuando los medios nos ponen lentillas de desahucios, suicidios, problemas a corto, medio y largo plazo y nos impiden pestañear, porque pestañear significa no estar comprometido.

Como vamos a carcajear si “con los tiempos que corren” encima nos roban, nos cortan las piernas y nos dicen que la solución está en correr, pero manteniendo la calma mientras se queman las cejas.

 

Y el techo de la cama es una pizarra donde no salen las cuentas, y las ovejas que saltan para conseguir dormir se convierten en un producto aprovechable. Y las conversaciones de ascensor ya no son del tiempo, y todos somos expertos en economía, y estos políticos son, y se merecen, y si fuera por mi…

 

Como vamos a conseguir olvidar, que también hace falta, y recordar, que es fundamental, que siguen habiendo cosas muy importantes para ser feliz. Sobre todo porque ya no es cuestión de añadir esa felicidad a otra, sino porque se convierte en prioritaria para la supervivencia.

Cuando todo eso me abruma, recuerdo a Gila, llamándo por teléfono a la guerra, para pedir que si pueden parar un momento. Es la genialidad del absurdo, pero tenemos que recordar que ese absurdo es transitable, es real, que el tiempo en el que consigues olvidar el tedio de tanta mala noticia es un tiempo auténtico en el que…por un rato, los problemas no lo son tanto. Puntos de vista.
Nos hacen tambalear nuestra vida perfecta, diseñada, tendremos que crear otra, donde podamos acurrucarnos tranquilos y felices, tirar lastre, adaptarnos como nos adaptamos al agua y después a la tierra y después a los árboles y después al azulejo.

Tendremos que evolucionar, pero ahora no se trata de pulgares oponibles, no. Ahora se trata de mentes reversibles, de conciencias aplicadas, se trata de conocer el nombre del vecino.

Es tiempo de colaborar, de hacer manada, de recordar que somos un bicho social, no un bicho independiente atrapado entre cuatro paredes.

Es tiempo de volver a entender que si haces daño a uno nos haces daño a todos.

Así que llamemos, y cuando lo cojan digamos ¿Es el enemigo?, que se ponga.

Anuncios